Si bien es cierto que para el esfuerzo físico que requiere entrenar, conviene tener en cuenta algunos aspectos como el ritmo cardiaco, temperatura corporal, estado de vigilia, descanso, entre otros, también es una realidad que muchas veces disponemos de un horario libre específico, que obedece más al espacio que nos lo permiten nuestras obligaciones diarias que a nuestra preferencia. El con

Es común que las obligaciones del día reduzcan el espacio de tiempo libre que destinaría a ejercitarse, pero haga de su entrenamiento diario un espacio de alto consumo calórico. Entre menos tiempo tenga para su sesión de entrenamiento mayor movimiento y actividad debe hacer; para ello juegue con las escalas del parque, utilice esa  soga o lazo que tiene guardado en el olvido y practique a

Según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y la Organización Panamericana de la Salud (O.P.S.) “gran parte de las denominadas enfermedades no transmisibles (enfermedades crónicas), es atribuible a los factores de riesgo modificables, como la inactividad física (sedentarismo), dieta poco saludable (incluyendo consumo de sal, grasa y azúcar), consumo de tabaco, abuso del consumo de a

Utilice y fortalezca los músculos de la zona media del cuerpo frecuentemente para evitar lesiones a nivel vertebral y molestias lumbares. Siempre que haga fuerzas importantes al levantar o transportar cargas extra; mantenga en contracción constante los músculos de la región abdominal así no lo considere necesario; de este modo hará una especie de pared o muro de contención para que las vér

Back-To-Top