Entrenar ¿en la mañana o en la noche?

Si bien es cierto que para el esfuerzo físico que requiere entrenar, conviene tener en cuenta algunos aspectos como el ritmo cardiaco, temperatura corporal, estado de vigilia, descanso, entre otros, también es una realidad que muchas veces disponemos de un horario libre específico, que obedece más al espacio que nos lo permiten nuestras obligaciones diarias que a nuestra preferencia.
El consejo es disfrutar del entrenamiento al máximo con la tranquilidad que el cuerpo, con su maravillosa capacidad de adaptación, podrá enfrentarse al esfuerzo físico en el horario que sus tareas le permitan hacer ejercicio.
Recuerde que lo más importante es que logre la frecuencia adecuada para hacer del entrenamiento un hábito.

Leave a Comment

Back-To-Top